Ingeniería Médica

Dispositivo magnético podría eliminar patógenos del torrente sanguíneo

Dispositivo micromagnético - microfluídico para limpiar la sangre de patógenos - Imagen del Hospital Pediátrico de Boston

Dispositivo micromagnético - microfluídico para limpiar la sangre de patógenos - Imagen del Hospital Pediátrico de Boston

La sepsis, una infección en la sangre, puede abrumar rápidamente las defensas del cuerpo y es responsable por más de 200.000 muertes por año sólo en los Estados Unidos. Bebés prematuros y personas con un sistema inmunitario debilitado son especialmente vulnerables a esta infección.

Ya que la mayoría de los tratamientos existentes no son efectivos, investigadores del Programa de Biología Vascular del Hospital Pediátrico de Boston están desarrollando un mecanismo de primera línea de defensa para estas infecciones, que usa el magnetismo para eliminar los patógenos de la sangre.

El sistema que estos investigadores imaginan  consiste en drenar la sangre del paciente, y pequeñas partículas magnéticas, previamente embebidas de anticuerpos contra patógenos específicos son agregados. La sangre es luego conducida a través de un sistema microfluídico en donde dos líquidos fluyen lado a lado sin mezclarse, uno contiene la sangre contaminada, y el otro es una mezcla de sustancias salinas. Las partículas se adhieren a los patógenos, y un magneto los extrae (junto con los patógenos) al otro fluido, el cual es desechado, mientras la sangre ya purificada es reintroducida al organismo del paciente.

Se espera que el dispositivo, una vez  terminado, disponga de cientos de estos sistemas microfluídicos, y pueda limpiarle la sangre a un infante por completo en sólo unas horas.

“Este microdispositivo para purificar la sangre ofrece ser una nueva arma potencial para combatir patógenos en niños y adultos sépticos, que funciona simplemente al remover la fuente de infección, y por ende permitiendo al paciente que se someta a un tratamiento exitoso con antibióticos”, declara Don Ingber, investigador del proyecto.

Fuente: Hospital Pediátrico de Boston

Sobre el autor

Felipe

Un comentario, responde o deja uno tú también

Deja un comentario