Arquitectura Ingeniería Civil

La Torre de Pisa, ingeniería que salva ingeniería

La Torre de Pisa es famosa por su inclinación, sin la cual probablemente no sería una atracción turística de escala mundial. A lo largo de la historia su inclinación ha sido tal que ha estado a punto de colapsar. Esto representaría una gran pérdida económica para la región de la Toscana, Italia. La inclinación de la torre es debida a una mala planeación y ejecución del proyecto.

Se dice que el problema fueron los cimientos, de apenas 3 metros en un suelo demasiado inestable. La torre tiene una altura de 55.8 metros aproximadamente y pesa unas 14,700 toneladas. La idea original es que se mantuviera verticalmente pero desde el momento de su construcción comenzó a inclinarse, allá por agosto de 1173.

Torre de Pisa

La torre se construyó en tres etapas distintas, lo que explica que el proceso se haya extendido por alrededor de 177 años. La primera etapa se realizó durante un período de éxito militar y prosperidad de la región. Al construir la tercera planta en 1178 la torre se inclinó al norte debido a los débiles cimientos. Un período de guerra permitió que el suelo se asentara.

La construcción se retomó en 1272 y volvió a detenerse en 1284, reanudándose por última vez en 1372. Una vez concluido el campanario la torre se inclinó, esta vez hacia el sur. La inclinación normal de la torre es de 4º pero el 27 de febrero de 1964 el gobierno de Italia solicitó ayuda para evitar el derrumbamiento ya que había comenzado a inclinarse peligrosamente.

Fueron varias las soluciones que los ingenieros implementaron, algunas fracasaron pero otras hicieron que la torre estuviera a punto del colapso en 1995, cuando hubo que tomar medidas de emergencia para evitar el desastre, entre las que se incluyeron tirar cables de sujeción a un edificio cercano y colocar mucho contrapeso.

El interior de la torre estuvo cerrado al público del 7 de enero de 1990 al 16 de junio de 2001. Ahora la inclinación de la torre se mantiene es unos “normales” 4 grados, y se estima que permanecerá estable por unos 200 años, de modo que es la primera vez en su historia que ha dejado de moverse.

Vía: Microsiervos, Wikipedia

Imagen: Traveler Guidance

Sobre el autor

Olmo Axayacatl

Ingeniero y horticultor de profesión. Tiene en las matemáticas, física y química sus materias favoritas. Viajar es su anhelo, escribir uno de sus pasatiempos, ahora convertido a profesión. Gusta de aprender y enseñar. Puedes seguirlo en twitter en @olaxpiston

Deja un comentario